"Todos los LUNES compartiendo mis sueños y pensamientos contigo"

sábado, 30 de mayo de 2009

LÁGRIMAS DE ALEGRÍA


Estaba durmiendo, dando vueltas en la cama. Me tapaba y destapaba sin cesar porque no estaba a gusto de ninguna de las dos maneras... hasta que oí su voz. Esos sonidos que tanto necesitaba escuchar de nuevo perturbando el silencio de casa.

Aún somnolienta, me levanté de un salto y corrí hacia la procedencia de las voces. Y ahí estaba él, con su carita de ángel y su dulce sonrisa. No me lo podía creer. Ya estaba de nuevo con nosotros. "¿Ya ha pasado todo?", recuerdo que pregunté. Y me tiré a su cuello para abrazarle con fuerza. Él, tan inocente, se asustó. No comprendía por qué lloraba. Siempre le pusieron nervioso las lágrimas y, por eso, me las limpiaba fuertemente con el dorso de la mano de forma que casi me hacía daño. "No te preocupes. Lloro porque soy muy feliz", le dije para tranquilizarle y sin poder parar de reír.

Y todo volvió a ser como antes. No, miento, como antes no. Ahora todo era mejor. Él estaba mejor que nunca. Y ese estado de ánimo era contagioso.

Era dos de enero. La mejor forma de comenzar un nuevo año.

4 comentarios:

Metallica dijo...

Llorar de alegría: creo que nunca me ha pasado eso...
No soy muy dado a llorar, pero, puestos a elegir, mejor llorar de alegría.

Linda dijo...

Yo si he llorado algunas veces de alegría.
Cuando nacieron mis hijos.
Recientemente en un acontecimiento familiar muy importante para mí y después de haber pasado malos momentos, lloré de alegría, de ver que podíamos estar toda la familia junta en esa celebración.
Besos.

Flor de almendro dijo...

Yo también he llorado algunas veces de alegría.
Por ejemplo, después de la intervención quirúrgica de un familiar, al salir el médico y decir que todo había ido muy bien,
Lloramos todos de alegría.
Un fuerte abrazo.

Lau dijo...

Metallica: cuando menos te lo esperes y llegado el momento seguro que lloras de alegría. Seguro. Es por algo por lo que todos pasamos más tarde o más temprano.

Linda: bonitos acontecimientos para emocionarte. Sí, señor.

Flor de almendro: la angustia contenida tenía que salir por algún lado.

Muchas gracias por comentar!!! Besos