"Todos los LUNES compartiendo mis sueños y pensamientos contigo"

domingo, 22 de marzo de 2009

EL CAZADOR

Llegó la temporada de caza. Todo está listo para el gran día. El cazador va más preparado que nunca. Lo suyo es casi como una adicción. Ya está contando los días, las horas y los minutos que le quedan para comenzar con su expedición.


Tras una larga jornada de búsqueda consigue ver a su objetivo. ¡Es tan apetecible!. El cazador contempla a la presa. La ve tan tranquila, tan elegante, tan bella. Lentamente coge su arma. La levanta despacio, como a cámara lenta... pero algo lo frena. Tiene al hermoso animal a tiro. Su dedo ya roza el gatillo pero, en el último momento, se arrepiente. Baja la escopeta y se esconde detrás de un árbol. No puede dejar de admirar lo que tiene delante. Por si acaso, sigue con el arma en la mano.


Mientras esto ocurre, la presa se ha percatado de la presencia de su cazador. Su instinto animal la hace permanecer alerta. Sabe que corre peligro. Ha visto a infinidad de seres queridos que han caído en manos de seres tan despreciables como el que ahora mismo se puede ver entre los arbustos que hay a unos cuantos metros de distancia. Sabe, por tanto, que su desconfianza es la única que la puede salvar de un destino parecido... pero algo da al traste con todo. Parece que ese cazador es diferente. ¡Podía haberla matado ya y no lo ha hecho!. El animal no puede evitar sorprenderse ante algo así. Puede que no sea como los demás... o puede también que el astuto cazador se esté guardando un as bajo la manga; pero, sea lo que sea, el instinto de supervivencia del animal queda relegado a un segundo plano.

9 comentarios:

Metallica dijo...

Como siempre, genial post Laura.
Y en cuanto a la caza, no soy partidario de matar animales.
En cuanto al relato, muy bueno.
Me gustaría saber como acaba.
Un saludo Lau, y a ver si hablamos por el MSN que hace mil que no hablamos!

Lau dijo...

Mucha gracias por tu comentario, Joaquín.

Yo tampoco soy partidaria de la caza pero, aún así, existe. Es una actividad tan antigua como la existencia del hombre.

Saludos!!!

Mar dijo...

Hum... Conociéndote -como creo que te conozco- (y por la pista que das de la fotografía), la presa en el punto de mira del cazador de tu relato tiene dos patas en lugar de cuatro. ¿Verdad?

Tus palabras tienen doble sentido.
¿Me equivoco?.

P.D. Por cierto, me encanta tu relato.

Un abrazo muy grande.

Lau dijo...

Mi queridísima Mar... qué contarte a ti que tú no sepas?. Me conoces perfectamente y conoces lo que está ocurriendo en estos momentos a mi alrededor.

Por tanto, mi relato no te puede sorprender en absoluto. Sabes perfectamente quienes son presa, cazador... y sabes el trillado desenlace de la historia.

Muchas gracias por comentar. Un besazo

Mar dijo...

No, Lauri, no hay nadie en el mundo que conozca los pormenores de la vida de otra persona.
Sí me sorprendió tu relato porque, en un principio, pensé que hablabas de la caza-caza. Descarté el tan manido tema de Garzón-Bermejo peeero... intuí que tu cacería era de otro tipo.

No obstante, recuerda lo del cazador cazado. Como muestra, te envío este enlace para que le eches un vistazo.
http://www.manicomic.com/1505/cazador-cazado

Un abrazo "apretao" (como dicen en mi tierra)

Daniel dijo...

¡Vaya entradita, chica!.
Copiaría y haría mío el comentario de Metallica.
Muy buena, sí señor.
Como te dije una vez, me gusta tu naturalidad, tu manera de hacer fácil el "juntar palabras" y que éstas lleguen dentro.

Por cierto, a ver cuándo avisas por Twitter la publicación de tus nuevas entradas.
No lo has hecho nunca... Es curioso. (Estudiaré el por qué).
Me alegro de ver que sigues ahí y que, si hay algún cambio, es hacia adelante.
Un saludo.

Nany dijo...

Vaya Laura. Cada vez soy más torpe.
Cuando leí tu entrada, al ver el título, como sabes que adoro a los animales pensé que no me iba a gustar.
Qué equivocada estaba, porque al igual que Mar, puse en la historia a un animal de dos patas, pero todavía no tenías ningún comentario.
Por motivos particulares, hasta hoy no he podido encender el ordenador, y como siempre, lo primero que hago es entrar para ver si tienes algo nuevo. Cuando he visto el comentario de Mar, he pensado que eso era lo que yo había imaginado.
¡Ánimo Laura!. Hay cazadores (casi todos todos) que no merecen la pena.
Besos.

A.M.Garrido dijo...

Es lo que tiene la primavera, que se activan los instintos. Hay que tener cuidado con los cazadores...

Mar dijo...

"No existe riesgo en el amor. Hace miles de años que las personas se buscan y se encuentran"

(Paulo Coelho. Brida.)

¿Te sirve de algo?
(Y a los cazadores que los cacen con sus mismas armas ;))

Un besazo ¡polaca!