"Todos los LUNES compartiendo mis sueños y pensamientos contigo"

lunes, 27 de abril de 2009

¡¡¡QUÍTATE LA VENDA!!!



Sí, exactamente, tú misma lo has dicho. No fue una buena idea.

Te da miedo la oscuridad, no te gusta estar entre tinieblas (sobre todo, cuando estás sola) y, a pesar de todo esto, decidiste arriesgarte: algo te hizo probar. Dicen que lo mejor para superar tus miedos es enfrentarte a ellos y por eso elegiste ponerte una venda en los ojos para andar a ciegas por el mundo. Al principio te daba risa, te hacía gracia ese gran cambio que le habías dado a tu vida. Era una experiencia nueva que podría tener un capítulo importante en la triste y aburrida historia de tu existencia. Pero sabías que la euforia del momento pasaría y que pronto todos tus miedos volverían a invadirte con fuerza. A pesar de saberlo, de tener demasiada conciencia de ello, no querías pensar. Deseabas dejar la mente en blanco y vivir el momento. Pensabas que era mejor cambiar de táctica aunque el resultado fuera el mismo. ¿Qué más daba sufrir por un motivo o por otro si al fin y al cabo el sufrimiento era el sentimiento del que no ibas a poder deshacerte?.


Por eso lo hiciste: “antes de pasarlo mal al menos así me voy a llevar también una satisfacción”, pensabas sin cesar para intentar auto-convencerte de tu decisión. En un primer momento funcionó, te hiciste ilusiones demasiado pronto y pensabas que todo iba por buen camino para superar tu miedo. ¡Qué ingenua fuiste! Precisamente tú, sabiendo todo lo que sabes, te dejas engañar como si fueses una chiquilla inexperta.

A pesar de todo, aunque has confirmado y reconfirmado mil veces tus dudas, sigues intentando aferrarte a esa venda que lo único que te está haciendo es dejarte una profunda marca en las sienes de lo fuertemente atado que tienes el nudo. Creo que ya te has dado cuenta, sospecho que ya has sentido la revelación que te quiere llevar de nuevo a mirar al mundo a los ojos sin ningún obstáculo que te impida verlo al 100%. Ya sólo te falta entonces encontrar ese nudo y desatarlo poco a poco, con cuidado para que no te lastime en tus heridas y, sobre todo, con paciencia y decisión.

5 comentarios:

Javier dijo...

¡Qué manera más bonita tienes de redactar!

Nunca sé si es un relato producto de tu imaginación o está basado en algo que has vivido personalmente.

No importa, lo importante es que escribes maravillosamente bien.

Continúa así.

Un saludo.

Mar dijo...

He tenido que leer tu entrada dos veces.

ME EMOCIONAS. PUNTO.

Un beso.

Metallica dijo...

Como ya te han dicho, muy bien redactado, me ha gustado bastante. Lo he leído detenidamente (no sé si lo habré cogido del todo).
A veces es más fácil no querer ver ciertas cosas, porque así la vida parece más fácil. Yo creo que es un error, y debemos tomarlo todo, sea bueno o malo.
La vida no tiene sólo malas o buenas experiencias, tiene de todo.
Un saludo!

Lau dijo...

Javier: me alegro de que te guste como escribo. Gracias por tus palabras. Perdona si no intento satisfacer tus dudas. Solamente te diré que en todo lo que escribo hay algo de mí (sea la historia real, inventada o vivida por otra persona).

Mar: ya lo sé. Puede que en el fondo, a parte de por el cariño que sé que me tienes, te emociones porque siempre sabes el motivo de mis entradas, de por qué escribo lo que escribo.

Metallica: gracias. La verdad es que siempre me sorprende sorprenderte (valga la redundancia). No te preocupes, ni siquiera la persona que mejor me conozca en el mundo "lo cogerá del todo". De todas formas haces bien en intentarlo :D

Muchas gracias a todos por contestar! Un saludo.

Nany dijo...

Da igual si fue buena o mala idea. Se puso la venda y parecer ser que no fue acertada la idea; bueno, podía haber sido buena.
El caso es que hizo en ese momento lo que pensó que era mejor. Por tanto hay que aplaudir su decisión.
Besos y sigue escribiendo así. Me encanta.