"Todos los LUNES compartiendo mis sueños y pensamientos contigo"

miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA CIUDAD DE 'LA RUTA DE LOS DUENDES'

Wroclaw (más conocida en castellano como Breslavia) es una región situada al suroeste de Polonia. Su fama no se debe solamente a ser la cuarta ciudad más grande del país ni a albergar una importante universidad. Tampoco se debe a que los más de 50 puentes que unen las pequeñas islas de distintos estilos consigan que se la conozca popularmente como ‘la Venecia de Polonia’. Una divertida tradición, que apenas cuenta con una década de tiempo, la convierte en una ciudad especial. La ruta de los duendes es un acontecimiento que a todo el mundo le gusta realizar siempre y cuando se quede el suficiente tiempo en la ciudad como para poder hacerla.

Los pequeños duendes de bronce que se encuentran, en su mayoría, en el casco antiguo de Wroclaw, se han consolidado como un símbolo de la ciudad. Todos los turistas que llegan y se enteran de esta ‘curiosa plaga’ se quieren unir al juego de encontrarlos a todos. El problema es que, aunque ya existen mapas que puedes comprar por tan sólo 6 zlotys (aproximadamente 1 euro y medio) y que te indican dónde se hallan 30 de dichos duendes, es imposible localizarlos en su totalidad. Y es que, la velocidad con que brotan dichas esculturas impide saber el número exacto de duendes que salpican las calles de esta enigmática ciudad polaca.

ORIGEN HISTÓRICO DE ESTA TRADICIÓN

La Alternativa Naranja fue un movimiento contestatario (famoso en los años 80) que surgió como protesta, forzosamente tímida pero imaginativa, contra la declaración de la ley marcial en Polonia y el absolutismo comunista. Cientos de ciudadanos se manifestaban paseando su muda reclamación de democracia, vestidos con ropa de color naranja y teniendo como símbolo un duende.

El periodo de ley marcial en Polonia (1981-1983) tuvo lugar cuando el gobierno de la República Democrática restringió drásticamente la vida normal. La frase en polaco es “Stan Wojenny” (“estado de guerra”). Aunque el país permaneció en paz durante este periodo, los movimientos democráticos fueron prohibidos y sus líderes, encarcelados. La ley marcial fue la causa de un gran número de muertes. Sus responsables hablaron de una docena de víctimas mortales aproximadamente, pero una comisión parlamentaria entre 1989 y 1991 arrojó unas estadísticas de unas 90 muertes. La ley marcial tuvo también consecuencias económicas negativas. Fue establecida una “reforma económica” que se sumó a un gran aumento de precios, como resultado de que los ingresos de la población cayesen considerablemente. Tras la caída del comunismo en Polonia en 1989, se determinó que la ley marcial había sido declarada en una clara violación de la constitución polaca. Por todo ello, no sorprende en absoluto que esta dinámica capital haya hecho de los duendes su ejemplo y estandarte.

Wroclaw, en recuerdo y homenaje a aquel movimiento anticomunista, ha salpicado su geografía con estos minúsculos monumentos.

5 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...

A veces he visto una banderita polaca ondear en mi escritorio,... y me decía,... ¿Pero, quien demonios me estará leyendo desde alli?,... ahora entiendo que era Vuestra Merced,... y me alegro de que así sea.

El deseo de libertad es consustancial al ser humano, y la lucha por conseguirla pasa, a veces, por situaciones extrañas,... como vestir de naranja o tener un duende por emblema y signo.

Expresiones de bronce varias.

Mar dijo...

Interesante historia la de la ruta de los duendes.

Espero que la hagamos juntas pronto y consigamos ver a todos. Ardua tarea, ¿no?

Te echamos de menos... Tu sonrisa sobre todo.

Un beso muy grande.

Flor de almendro dijo...

Laura, bonita entrada y muy ilustrativa. Me ha encantado, pues siempre agrada aprender cosas y sobre todo de la forma en que las describes, pues haces el aprendizaje muy ameno.
Que te vaya muy bien
Gracias y un beso.

Alatriste dijo...

Me encanta viajar, así que ya te podrás imaginar lo que disfruté con tu escrito. No conocía la tradición. Gracias por enseñar al personal. Un beso y espero que te gustara mi desván. Te agradezco que dejaras huella. Vuelve cuando quieras. Cuídate.

Laura dijo...

El capitán escarlata: para mí sí que es un placer estar presente en su blog, capitán.

Mar: espero que hagamos pronto la ruta, sí. Aunque no sé si nos va a dar tiempo :S Yo también tengo ganas de veros

Flor de almendro: gracias a ti, como siempre. Me fascinó la historia de los duendes cuando nos la contaron el primer lunes de mi estancia aquí en Wroclaw y, por eso, incluso la elegí para un trabajo de una asignatura de la uni de Murcia.

Alatriste: a mi también me encanta viajar. Ningún libro te va a enseñar tanto como lo hace la experiencia de estar en ese otro lugar: ver nuevas costumbres, nuevas culturas, nuevas formas de vida y tener que aprender a convivir con esos cambios. Gracias a ti por pasarte por aquí.

Muchísimas gracias a todos por comentar